JORNADA
Martes 26, septiembre 2017
Loading
Apagón, tras encarecimiento de la energía eléctrica

Imprimir Enviar
martes 12, septiembre 2017

Después de elevar las tarifas de electricidad y cuando se hacen anuncios sobre la enorme capacidad para producir energía eléctrica del país, con ofertas para exportar a Perú Argentina y otros países, internamente se producen cortes del fluido atribuido a diversas causas, nunca explicadas racionalmente. Ayer, la interrupción del servicio de electricidad afectó a ocho departamentos del país, supuestamente como consecuencia de fallas en la subestación Carrasco del Trópico de Cochabamba.

El apagón lo sufrió la población de la sede de gobierno, El Alto, Cochabamba, Oruro, Tarija, y parte de Chuquisaca, Potosí y Beni.

Según explicación de las autoridades, el origen del percance fue la desconexión de una barra de generación de la subestación Carrasco, lo que ocasionó que se active un sistema de protección que desconectó varias unidades generadoras que operan en esa planta. Para las autoridades el corte solamente fue de 10 minutos, pero la población, que sufrió los efectos, sabe que duró algo más de una hora.

Bolivia, según informes oficiales, produce más de 2000 MW y el consumo interno llega a 1.500 MW, por lo que no debiera haber ningún tipo de racionamiento, y menos cortes a nivel nacional por algún desperfecto no explicado.

Se supone que la estatización del sistema de provisión de energía eléctrica del país tuvo el objetivo de mejorar el servicio y no empeorarlo. Lamentablemente, a la imprevisión para ampliar la capacidad de generación, que fue abandonada durante los primeros seis años de gobierno de la actual administración, se suma ahora la irresponsabilidad en la administración del servicio cuya ampliación demandó cientos de millones de dólares. Los cortes de energía eléctrica que sufrió la ciudad de La Paz y otras ciudades demuestran la fragilidad del sistema y el absoluto desinterés por atender los reclamos de la población.

Los teléfonos de la estatizada Electrtopaz, (hoy DeLaPaz) así como de la Transportadora de Electricidad (TDE) y de la Autoridad reguladora sectorial, no respondieron a los reclamos, dejando a la ciudadanía sin saber a qué atenerse. No es la primera vez que ocurre algo así y siempre las explicaciones han eludido la verdad, sembrando dudas y dejando incógnitas sobre hechos visibles, y susceptibilidades sobre la verdad. Recodemos que la pasada semana se inauguró la represa y planta de electricidad de Misicuni, que apenas estrenada tuvo problemas.

La realidad muestra que, por la ineficiencia, obras mal ejecutadas, contratos lesivos a los intereses nacionales, y una serie de debilidades que afloran constantemente, se ha generado una justificada susceptibilidad hacia la gestión estatal. Es una pena que el costoso esfuerzo del país al asumir el control total de la generación de electricidad se vea entorpecido por una mala administración, incapaz de resolver problemas fortuitos, y más bien apele a falsear información, eludir explicaciones y generar mayor suspicacia de la ya que existente, en la eficiencia con la que las entidades dependientes del Estado debieran cumplir sus responsabilidades.

Editorial
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487