JORNADA
Sábado 23, septiembre 2017
Loading
El desgaste de las protestas populares

Imprimir Enviar
José Manuel Loza Oblitas
miércoles 6, septiembre 2017

La posición y la exigencia de la ciudadanía siempre se ha inclinado por el diálogo y el consenso con los sectores que reclaman sus derechos., evitando acciones represivas violentas o vandalismos que atentan contra la propiedad pública y privada.

En la actualidad los pobladores de Achacachi se encuentran bloqueando caminos, las mujeres en vigilia a la espera de la libertad de su dirigente vecinal, la manifestación de escolares y niños y otros pobladores en la ciudad de La Paz.

El pedido fundamental, al margen de la libertad del máximo vecinal, es la renuncia o la destitución del Alcalde local, a quien acusan de malversación además de ser el promotor de los actos negativos en contra de los bienes y la seguridad de los pobladores achacacheños.

Todo este movimiento, apoyado por otros sectores, mantiene incólumes a las autoridades del poder central considerando que el Munícipe representa al partido oficialista en funciones del poder.

Al parecer estos problemas, al no ser afrontados en busca de soluciones, responde a una política de desgaste, como ha acontecido con el movimiento potosino de meses pasados, de los cocaleros de los Yungas o de los discapacitados que tuvieron que enfrentar a rejas que cercaban la plaza Murillo, donde están afincados los poderes Ejecutivo y Legislativo.

En el caso del Alcalde mencionado, las autoridades aseguran que no pueden violar la Constitución y destituir o suspender a ese funcionario, considerando que su gestión responde a la decisión del pueblo, expresada a través de su voto en las urnas.

Se aconseja el camino al proceso revocatorio que se encuentra estatuido, el mismo que puede ser reclamado con todos los requisitos legales a media gestión de las autoridades regionales, que se cumple en el mes de diciembre.

Esta acción, por ejemplo, es promovida por algunas organizaciones, en contra de la Alcaldesa de la ciudad de El Alto y el Alcalde de la ciudad de La Paz, paso constitucional que requiere de un referéndum y de la decisión de los ciudadanos de revocar o no a esas autoridades.

Lo lamentable es que el diálogo y el consenso no sean una realidad en nuestro país, originando perjuicios a los magros ingresos de los pobladores de Achacachi, la suspensión de la educación a jóvenes y niños. Esperemos que este grave problema tenga una solución a la brevedad posible.

Opinión
© 2001-2017 JornadaNet.com y JORNADA son editados por Aurios S.R.L. en La Paz, Bolivia. Teléfono: 591 2 2407789 Fax: 591 2 2487487